¿Cómo enfermamos?

¿Cómo enfermamos?
¿Qué pasa en los diferentes niveles
Cuando nuestra vida es saludable…
Constantemente nos exponemos a vivir emociones y pensamientos
El conflicto queda incrustado en nosotros y nace la “Enfermedad”
A nivel de partículas
big-partcl

Las partículas que componen el cuerpo humano son estables, y balanceadas en su vibración y energía.

smll-partcl

Las emociones y pensamientos son partículas menor densidad que al aglomerarse forman cuerpos de baja densidad capaces de incrustarse en los vacíos de otras partículas.

incrusted

Así lucen las partículas del cuerpo con partículas de emociones o pensamientos incrustados en su estructura. (“Enfermedad”)

A nivel de nuestro cuerpo físico
2000px-Smiley_head_happy.svg

Nos sentimos felices, de buen humor con capacidad de enfrentar nuestros retos.

enojado

Eventualmente enfrentamos emociones o pensamientos y nos enganchamos inconscientemente.

2000px-Gnome-face-sick.svg

Lo que nos causa la “enfermedad” es la emoción o el pensamiento del que no nos podemos desprender.

A nivel de nuestros órganos
hlthy-lvr

En un hígado sano, sus frecuencias y energía están balanceadas.

illns-cld

La emoción o pensamiento es una nube de partículas de baja densidad y muy sutil que logra incrustarse en los vacíos que hay entre nuestras partículas.

sck-lvr

Una vez incrustada se desata la llamada “enfermedad”.

Es una alerta para que demos solución a lo inconcluso.

 

¿Por qué enfermamos?

Para acercarnos a la comprensión de lo que es la enfermedad es preciso ver desde otro ángulo nuestra realidad, pues en esencia estamos hechos de partículas, con una energía y una vibración que se manifiesta constantemente.

Y algunas preguntas que vienen a la mente son…

¿Pero qué hace diferentes unas partículas de otras?

La principal diferencia entre las partículas es su nivel de energía y vibración

¿Tenemos las mismas partículas todos?

Cada partícula tiene una frecuencia natural que la identifica y hace diferente de las otras. Cuando las partículas con la misma frecuencia natural se conglomeran, forman los objetos visibles y no visibles, incluyendo órganos y partes del cuerpo humano.

Ejemplo:

Partículas con vibración similar forman el hígado y sus diferentes partes. Aunque sean de frecuencia similar son diferentes de persona a persona pues cambia su nivel de energía.

El origen principal de las enfermedades es emocional.

 

¿Pero cómo puede una emoción afectar la vibración y energía de unas partículas?

Las emociones y los pensamientos son conglomerados de partículas con frecuencia y vibración específica, que a diferencia de los conglomerados de cuerpos físicos, estos son más sutiles, o sea, menos densos, con menos partículas y que realizan el “contagio” de la “enfermedad” incrustándose en los espacios vacíos entre las partículas de nuestros órganos.

Este principio rige nuestra Terapia Bioenérgetica en In Mubu.

Cambio de hábitos.

Tu vida se desarrolla en el mapa y las condiciones que definen tus hábitos. cambiarlos puede significarte un gran esfuerzo y un gran desgaste ante el rígido marco de valores y costumbres que definen tus hábitos.

Pero, ¿por qué querer cambiarlos?… En muchos personas las condiciones de salud, las emocionales, las mentales y todas las que se deriven de la combinación de éstas, les tienen en un estado de desbalance, llamado comúnmente “enfermedad”. Desde este punto de vista bien vale la pena el esfuerzo de cambiar tus hábitos por los beneficios que puedes traer a tu vida.

Tus hábitos son un camino andado y gastado, al cual, muy probablemente, le han dado forma y lo han caminado aquellos que te han rodeado y aquellos que te siguen rodeando.

Debes ser consciente que para redefinir tus hábitos deberás trabajar en la construcción de ese nuevo camino, de principio será una tarea difícil, tediosa, cansada pues como la construcción de cada nuevo camino, si lo dejas un momento al abandono la maleza volverá a crecer y empezará a borrarse.

Al inicio será “torturante” ver a todos aquellos que conoces caminar por el camino viejo y estarás tentado a regresar, pero deberás ser firme en tu compromiso contigo mismo y mantenerte enfocado en la construcción de tus nuevos hábitos.

Crear el nuevo camino, tus nuevos hábitos, te requerirá compromiso, responsabilidad y perseverancia, es una tarea de todos los días y de varias veces al día, y entonces un día comenzarás sentirte en territorio conocido, más tranquilo y con mayor comodidad, pronto será un camino que otros querrán seguir.

Todo empieza con el primer paso ¡Anímate a darlo!

 

La Regla del OSO Idiota

Jorge Bucay es uno de mis autores favoritos, quizás porque con sus cuentos me ayuda a desprenderme un momento de la realidad y le pone alas a mis suelos.

La Regla del OSO Idiota es un cuento fabuloso, que para muchos es necesario recordarlo de vez en cuando para destrabar nuestras vidas.

Como sucede en la televisión, ahora les presentamos un refrito de nuestra página anterior.

OSO Idiota-inmubu

El que busca…

p23-UCDA
“Aquellos cuya intención es buscar siempre tendrán más para buscar, pero aquellos que encuentran necesitan detenerse para tomar conciencia de lo que han encontrado y darse cuenta de que no buscan más.” P.23 Un Curso de Amor.

Curación y Plenitud.

Comparto con ustedes algunas líneas de Un Curso de Milagros.

Si sucumbes al sentimiento de culpabilidad, reforzarás el error en vez de permitir que sea des-hecho.

Si no te sientes completamente dichoso es porque tu mismo así lo has decidido.

El primer paso en el proceso de des-hacimiento es reconocer que decidiste equivocadamente a sabiendas, pero que con igual empeño puedes decidir de otra manera.

Sé muy firme contigo mismo con respecto a esto, y mantente plenamente consciente de que el proceso de des-hacimiento, que no procede de ti, se encuentra no obstante en ti porque Dios lo puso ahí. Tu papel consiste simplemente en hacer que tu pensamiento retorne al punto en que se cometió el error, y entregárselo allí a la Expiación en paz.

Repite para tus adentros lo que sigue a continuación tan sinceramente como puedas, recordando que el Espíritu Santo responderá de lleno a tu más leve invitación:

Debo haber decidido equivocadamente porque no estoy en paz.

Yo mismo tomé esa decisión, por lo tanto, puedo tomar otra.

Quiero tomar otra decisión porque deseo estar en paz.

No me siento culpable porque el Espíritu Santo, si se lo permito, anulará todas las consecuencias de mi decisión equivocada.

Elijo permitírselo, al dejar que Él decida en favor de Dios por mí.

Curación y Plenitud